Por Maria Jose Krumm - Profesora

Soy Profesora de educación Básica y siempre me ha llamado la atención la soltura con que los niños abordan distintas temáticas, respecto a este tema en específico, no es mucho lo que se habla acerca de la muerte y mucho menos cómo lo interpretan,  gran parte se debe a que los adultos intentamos ocultar o evadir el tema, lo que al fin y al cabo los confunde y no permite que entiendan de forma correcta los ciclo de vida.

Un ejercicio que realice para conocer la interpretación que le dan los niños a la muerte, fue leer"El  pato y la muerte" de Wolf Erlbruch a un grupo de niños de 4 a 5 años que asistían al jardín infantil donde trabajo, con el fin de poder conversar y dibujar respecto a lo que ellos habían entendido de la historia.

La historia muestra una relación afectuosa y cercana entre el pato y la muerte, lo que genera que los niños vean a los personajes como dos amigos, con diálogos como los que se muestran a continuación:

«Desde hacía tiempo, el pato notaba algo extraño.

– ¿Quién eres? ¿Por qué me sigues tan de cerca y sin hacer ruido?

La muerte le contestó:

– Me alegro de que por fin me hayas visto. Soy la muerte.

El pato se asustó.

Quién no lo habría hecho.

– ¿Ya vienes a buscarme?

– He estado cerca de ti desde el día en que naciste… por si acaso.

– ¿Por si acaso?– preguntó el pato.

– Sí, por si te pasaba algo. Un resfriado serio, un accidente… ¡Nunca se sabe!»

Facundo me comento: “yo voy a hacer la muerte feliz, porque tenía amigos, y fueron a pasar el día juntos”, yo le pregunte ¿qué pasa cuando alguien muere? ¿Dónde va? Facundo señalo sonriendo: “se va po… yo creo que al doctor,como los perros cuando se mueren.” A esta edad, con un pensamiento mágico y egocéntrico los niños consideran a la muerte como un acto temporal y reversible (similar a dormir), no hay grandes miedos ni aprensiones, por lo que tenemos la oportunidad de formar una concepción de la muerte mucho más naturalizada en las nuevas generaciones.

 

Comment